César Francisco Rojo Camou, apasionado de los aviones, la agricultura y su familia

En opinión de la señora Silvia Plascencia de Rojo, la satisfacción más grande que tienen, es que César Francisco siempre estuvo apegado a la familia, sus pasiones siempre fueron sus hijos y el campo y logró formar personas de bien.

0
308

Cesar Francisco Rojo Camou es un hombre cuya pasión ha sido el campo, su familia y los aviones.

Originario de Estación Naranjo en donde nació el 5 de septiembre de 1940, César Francisco forjó una familia de grandes agricultores compuesta por su esposa Silvia Plascencia y sus hijos Silvia Judith, César Francisco, Gustavo y Jesús Alberto Rojo Plascencia.

Sus estudios los realizó en Los Ángeles, California y en Culiacán en donde estudió la carrera de ingeniería, además de que a escondidas de sus padres logró estudiar tambén aviación en Estación Naranjo.

A  principios de los setenta contrajo nupcias con Silvia, así que su tiempo lo compartía entre el cuidado de sus hijos y las siembras, ya que en esos tiempos era cuando se cultivaba trigo en invierno y soya en verano. Después se dedicó a la siembra de maíz.

Para su familia, César Francisco Rojo Camou siempre se distinguió por ser una persona muy sencilla,  solidaria, madrugadora y trabajadora, que siempre reconoció el esfuerzo de sus trabajadores. Por eso,  ha sido el mejor ejemplo para sus hijos.

Gracias a que siempre desde que estaban pequeños sus niños los llevaba al campo,  fue como todos ellos le tomaron un gran cariño a esta actividad, a tal grado que sus hijos varones están dedicados a la agricultura al cien por ciento, e incluso Gustavo Rojo Plascencia logró ocupar la presidencia de la Asociación de Agricultores del Río Sinaloa Poniente y actualmente es el presidente de la organización agrícola más importante de Sinaloa, que es la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa, (CAADES); en tanto,  César Francisco es el presidente del Fondo de Aseguramiento Río Sinaloa.

En opinión de la señora Silvia Plascencia de Rojo, la satisfacción más grande que tienen, es que César Francisco siempre estuvo apegado a la familia, sus pasiones siempre fueron sus hijos y el campo y logró formar personas de bien.

“Para nosotros es una gran satisfacción ver que mis hijos se han destacado en su actvidad. Para nosotros es lo máximo que sean buenos hombres y le doy gracias  a Dios por tener la familia que tenemos”.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario por favor
Ingresa aquí tu nombre por favor