Manuel Fonseca Angulo, el hombre que formó una generación de abogados en Guasave

0
1156

Manuel Fonseca Angulo,  forjador de profesionistas del derecho.

Previo al Día del Abogado asegura que siempre quiso ser abogado. «En esta profesión estoy  y en ella quisiera terminar, ojalá y de aquí pudiera salir a donde Dios elija que me vaya”.

El licenciado Manuel Fonseca Angulo nació en San Gabriel Guasave el 24 de febrero de 1933 y la decisión de ser abogado la tomó una vez que terminó los estudios de preparatoria en la entonces Universidad de Sinaloa,  de donde se graduó en 1958.

Considerado un maestro para la actual generación de licenciados en derecho, Fonseca Angulo aclara que “siempre quise ser abogado, en ningún momento hice algo titubeante en ese sentido, siempre mi vocación fue ser profesional del derecho y alcance esa meta y en ella estoy,  y en ella quisiera terminar, ojala, siempre lo he dicho, de aquí pudiera salir a donde Dios elija que me vaya”.

Entrevistado en sus oficinas, en donde guarda libros, fotografías y recuerdos de quienes han sido parte importante en su vida, el también notario público expresa que en la vida uno tienen todo tipos de experiencias. “Hay grandes satisfacciones, pero también quebrantos,  porque muchas veces consideramos que los intereses que uno patrocina tiene la razón,  y por alguna razón,  no nos la da y eso es algo que le inquieta y preocupa,  y es saldo que estima uno negativo”.

Discreto al hablar, pues recurrentemente se niega a hablar de sí mismo, reconoce que  la más alta significación que cree haber logrado en su vida como abogado  fue participar muy activamente en lo que pudiéramos decir, fue la salvación de las afectaciones agrarias que se dieron en 1976 en Sonora por una parte, y que en Sinaloa la evitaron.

“Yo, sin ser el factor fundamental de esa defensa, sí creo que tuve una participación muy importante y logramos,  encabezados por Lauro Díaz Castro, el en el terreno de la política,  y un grupo de abogados como yo en el terrenos jurídico logramos desactivar a través del juicio de amparo a la autoridad agraria,  para que no se dieran las afectaciones de tierras en Sinaloa, como si se dio en Sonora”

Esa es para mí, la más grande satisfacción que he vivido… siempre fue mi pasión la defensa de la tierra,  ha sido y sigue siendo esa aspiración.

Agrega que hoy por hoy prácticamente se vive un clima diferente,  hoy el ejido y la pequeña propiedad son hermanos por la ley agraria que surgió del Congreso de la Unión en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari y gracias a Dios y al esfuerzo de todos, logramos salvar a Sinaloa de que arrasaran con las afectaciones de tierra.

Reconoce que posiblemente muchos agricultores no se dieron cuenta y todavía no saben el riesgo en que estuvieron de ser borrados del mapa de Sinaloa como agricultores,  de no haber sido por la intervención legal que tuvimos en los tribunales federales.

En el plano personal y familiar expresa que ha tenido la satisfacción de que su hijo,  Luis Manuel Fonseca Blancarte,  después de haber incursionado en otra profesión como ingeniero industrial y de sistemas decidiera ser abogado y que ya sea también notario público.

Así que a mí, sí alguna persona se acerca y me pide consejo, le aconsejo que sea abogado. Para mi es la profesión más universal y más importante de todas, creo que es la que llena mas al profesional de los conocimientos que necesitamos

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario por favor
Ingresa aquí tu nombre por favor